31/1/11

Por equipos de Catalunya 2011, 1ª ronda: "Mañana épica"

Comenzábamos esta nueva edición del por equipos como la del año anterior, ante uno de los "cocos" del grupo y máximo aspirante al ascenso junto con el Sitges. Así que peor no podíamos comenzar, pero a veces la vida te da sorpresas y alegrías que aunque las sueñas no es habitual encontrarse con ellas.

El año pasado estuvimos y debimos alcanzar un empate, al menos, merecido contra los dos cocos del grupo; pero ya se sabe que cuando perdonas contra equipos de esta categoría acabas pagándolo. Así que ayer tuvimos un final diferente, pero que con algo de mala suerte nos hubieramos quedado igual, con una derrota por la mínima.

Respecto al match en sí, siempre fuímos a remolque en el marcador, a pesar de que ya se veía que era un resultado engañoso por las partidas que quedaban. Los primeros en acabar, casi a la vez fueron Pablo Castillo y Óscar Ruiz.

La partida de Iván Aguilar (MC-2258) con Pablo Castillo (2215) se esperaba algo loca por parte de los demás, pero todo lo contrario a pesar de un comienzo que prometía ese desenlace. Iván abrió con una supuesta inglesa, pero en la jugada tres ya me había metido g4 tras haber jugado f5 yo en la jugada dos. Eso avanzaba una posible partida salvaje a nuestro más puro estilo, al menos así lo indicaban los precendentes ya que siempre habían hecho partidas bastante tácticas. Pero nada más lejos de la realidad, en quince jugadas habían cambiado todas las piezas menores y la partida no parecía dar más las tablas que se firmaron en la 21 tras haber sido ya solicitadas por las negras en la jugada 16..

Óscar Ruiz (MF-2385) tenía una partida complicada en el tablero 1, pero con su temple habitual dejó una posición donde las tablas no se le resistieron ante Amador Rodríguez (GM-2470). No empezabamos mal tras alcanzar dos tablas a las 11 de la mañana y encima una en el primer tablero, lo que daba moral y ayudaba mentalmente al equipo.

Paso mucho rato hasta que hubo nuevos desenlaces y además estos no fueron como esperábamos. Perdieron Evarist Pérez (2219) y Francisco Nuñez (MC-2248) casi al unísono contra Josep Ortiz (2263) y Carles Fernández (MC-2278) respectivamente. Evarist perdió tras salir en inferioridad de un ataque Panov que portaba él con blancas y ya no consiguió remontar. Francisco acabó en una posición extraña ya que tenía ambas torres en séptima, al igual que el rey suyo. Parece ser que tuvo la partida ganada en varias ocasiones, pero no acertó con las líneas para ello y acabó perdiendo una vez que se le acabó todo el fuego.

Con 1-3 parecía que la situación iba por mal camino y el desenlace iba a ser el normal por la diferencia de ambos equipos, pero no era así viendo las partidas restantes, aunque no salían con claridad los puntos.

El siguiente en acabar fue Miquel Fernández-Díaz (MC-2294) que se impuso con blancas en una partida muy interesante a Pere Borras (MC-2328). Miquel jugó con agresividad y acierto para llevarse el punto al zurrón. Muy buen debut en el Sant Martí de él. Poco después acabó José Aranda (MF-2364) perdiendo contra Ramón José (MF-2411). Aranda fue perdiendo la posición de la Escocesa ante un Ramón José que jugaba con la misma seguridad que lo hizo en un reciente cerrado del Sant Martí donde alcanzó tercera norma de MI (parece ser que la segunda ya que una antigua norma no está aceptada según la FEDA). Ante tal temple de jugador poco pudo hacer José en un día que no fue su más afortunado.

Estos resultados ponían un 4 a 2 en el marcador a favor del Sant Josep. Pero no nos acababan de salir las cuentas ya que parecía que podíamos contar con dos partidas ganadas, una tablas y una más de incertidumbre que podría ser la definitoria del match.

El siguiente en acabar fue Ricard Llerins (2221) con negras ante Vera Papadopoulou (MIF-2265). Esta partida fue una lástima porque a pesar de que Ricard estuvo inferior gran parte de la partida, unas imprecisiones de Vera hicieron que se volcase con la posición ganada claramente por Ricard en un final con peón de más y con alfiles del mismo color por bando a favor de Ricard. Pero el destino quiso que un error casi seguido de Ricard tras el de Vera, se quedase en una posición prácticamente de tablas muertas. Y así acabó, en tablas. Acabábamos de perder una opción de triunfo que se nos ponía a tiro para haber ganado el match (otra más tras la perdida por Francisco).

Dejar pasar estas oportunidades ante equipos así significa el acabar perdiendo dolorosamente por haber tenido tan cerca resultados que luego se lamentan. Así que parecía que íbamos por el mismo camino que el año pasado: perder por la mínima los matches ante los cocos del grupo. Ya nos pasó el año pasado ante l'Escola d'Escacs de Barcelona y el Tres Peons, matches que perdimos por la mínima tras tenerlos empatados e incluso ganados.

La siguiente partida en finalizar fue la que podía haber inclinado la balanza final tras perder la opción de la partida de Ricard. En el tablero 10 jugaba el joven Eric Sánchez (2177) contra Pau Fernández (2225). Lo que comenzó como una especie de Pirc acabó pareciendo más una especie de Dragón donde el rey negro omitió el enroque y el juego quedó prácticamente trabado por peones a lo largo de las columnas. Cuando parecían abocados a las tablas, Pau aprovecho a la perfección los errores de Eric y acabó ganando una calidad que parecía definitiva; pero para nuestra suerte no supo rematar. La partida entró en esa fase de a correr que no nos queda tiempo y cuando se llega a ese punto cualquier resultado es factible. Pau acabó devolviendo la calidad ante los problemas que se le venían encima por un error anterior y Eric también entraba en el estress de nervios de juego que sino espabilo pierdo por tiempo. En esa situación hubo ofertón de tablas en la partida que se le dijo a Eric que aceptará porque el resultado era una lotería para ambos y preferimos coger "pájaro en mano que cientos volando". Igual desaprovechemos una oportunidad de decantar el match; pero el nerviosismo del apuro de tiempo de ambos hacia presagiar que igual finalizábamos riéndonos por la victoria o llorando y lamentando otra derrota por la mínima. A pesar de que parecia que Eric estaba algo mejor en ese momento, el tiempo y los nervios de ambos igualaban la partida. Jugar a la décima de segundo trae esas consecuencias.

Total que tablas y 5 a 3 en el marcador a favor del Sant Josep. Quedaban dos partidas que teníamos ganadas hacía bastante rato, o al menos eso aparentaban.

Finalizó entonces Luis Sánchez (MC-2275) al ganar a Joaquim Gutiérrez (MC-2327) una Grunfeld explosiva que llevó a un rápido final de torre y dos piezas por bando; pero que se convirtió en un larguísimo final que en principio parecía abocado a las tablas; pero que un brillante Luis acabó ganando tras aprovechar convenientemente un par de imprecisiones (que no errores de bulto) de su rival. Tras amordazar las posibles triquiñuelas de su contrincante ganó con firmeza. Era el 5 a 4.

El último en acabar fue Erik Martínez (MC-2314) ante Lázaro Lorenzo (MF-2400). Gran partida de Erik que aunque al comienzo parecía estar inferior llevo a un larguísimo final que trató como todo un veterano ante otro jugador que venía de hacer su tercera norma de MI en un reciente cerrado. Así que ganar de esa manera ante un rival de ese calibre no era fácil, ni resultó fácil. Fue una bonita victoria en un final de alfil contra caballo tras el cambio de las torres que hizo que los reyes fueran de lado a lado buscando espectativas de victorias y asegurándolas según el rey que se movía. Era el 5 a 5 final.

Un resultado importante ante un gran equipo que no vino de paseo ya que presentó también casi su equipo de gala cambiando tan sólo el jugador 11 por el 10. Seguramente un resultado justo a pesar de que pudimos llegar a ganar; pero también es cierto que pudimos llegar a perder. Y no estuvo tan lejos una cosa de otra, así que el empate nos sabe a gloria y nos pone en un nivel donde soñar es gratis, aunque sean sueños imposbles y quede tanto que aún lo hace más irreal. Paso a paso como se suele decir, y el destino dirá. Pero de momento nos hemos ganado estar una semana con una sonrisa de oreja a oreja que el resultado logrado bien lo vale.

4 comentarios:

Patty dijo...

Enormes!!!! Un relato épico de un encuentro épico jajaja. Otras veces la Fortuna se alía contra vosotros, ya está bien que un día que os lo merecéis podáis rascar ante un equipo fuerte.

monpablo dijo...

Cierto es que ante equipos así siempre da la sensación de que el marcador no se mueve o se mueve despacio. Parece mentira lo que cuesta llegar al 5 y pasarlo ni te cuento.

I. dijo...

jaja muy buena cronica Pablo :)

solo una cosa, Jose no es MI ya que una norma que tiene no es valida, confirmado por la FEDA.

Tu partida duro 21 jugadas, no 16 :)

Por el resto perfect.

monpablo dijo...

Jaja, cierto es Iván, 16 jugadas es lo que tardé en solicitarte tablas; pero no se porqué se me quedó ese número en la cabeza. Hasta 5 jugadas después, tras los cambios de piezas menores no se hicieron las tablas.

Una lástima lo de Ramón José, pero bueno, con el nivel demostrado, en cuanto se lo proponga seguro que tiene la oprtunidad de volverla a hacer.