12/12/11

Sobre la carta abierta de Kasimdzhanov

Hace tiempo que quería poner algunas líneas sobre la Carta abierta de Kasimdzhanov que en su día publicaron en la web de Chesbasse. Leyendo tal carta a veces parece que algunos hayan perdido el norte en ciertos momentos o que vivan en una realidad paralela.

Diria que hay quien cree todavía que el ajedrez profesional aún puede tener una repercusión increíble en los medios de comunicación. Seguramente puede tener algo de razón en el fondo del mensaje cuando se queja de torneos "aburridos" por la especulación en el resultado y las pocas energías que ofrecen algunos maestros a la hora de luchar por la victoria. Pero es curioso que eso pasa más cuanto más calidad tiene un torneo.

Pero la comparativa que hace con el mundo del tenis me parece cuanto menos fuera de lugar y poco útil. No dudo que un campeón de ajedrez pueda dedicar más horas a entrenar que incluso un crack del tenis; todo pudiera ser. Pero aún así, el asentamiento mediático que tiene un torneo de tenis con sus figuras nunca lo ha tenido, y dudo que lo tenga, un torneo de ajedrez. Es verdad que en tenis no existe el empate, o gana uno o gana otro; pero eso también forma parte del propio juego y en el ajedrez siempre ha existido esa posibilidad, el resto depende de los "huitos" que le eche cada parte en querer ganar o en conformarse en tal posición con las tablas (lastimosamente pasa esto último en múltiples ocasiones).

De todas formas, comparar el tenis con el ajedrez y olvidarse que en tenis profesional el 300 del mundo seguramente malviva de ello y en cambio én ajedrez el mismo 300 del mundo desea vivir como un rey de esto, es buscar sólo lo bueno de una cosa y olvidarse de lo malo de la otra. Se trata de hacer una lectura muy partidista de lo que te interesa. Es muy posible (por no decir muy seguro) que un torneo de tenis disponga de unos sponsors y unos presupuestos que ya quisiera un torneo de ajedrez. Tan sólo unos cuantos ajedrecistas mediáticos han podido sacarle jugo al ajedrez profesional y no han dependido de si hacían muchas tablas o pocas. Pero eso es una élite muy reducida, pero que mucho, que otros se esfuerzan en ampliar porque se creen pertenecer a ella.

El tenis también tiene que en múltiples torneos, los cracks deben jugar con jugadores menos buenos, que en muchos casos están a años luz de ellos, pero en ajedrez los mejores tan sólo juegan entre ellos y pocos atrevidos titulados se esfuerzan en demostrar su valía en torneos "menores", en esos que si se ven más victorias y no tantas tablas.

En otras ocasiones se ha hablado de dar 3 puntos por la victoria, 1 por el empate y 0 por la derrota (quien no recuerda la remontada de Carlssen este año en el Bilbao Chess Master). Puede que este fuera un buen método para obligar que la lucha tuviese más ímpetu. De todas formas a veces es más bonita una partida que acaba en tablas que una que se gana fácil, es parte de lo bueno del ajedrez, que no necesariamente una partida tiene que acabar en victoria para que sea una inmortal. Pero cierto es que ya existe un desempate por número de victorias y antaño estaba el Khasdan que ya otorgaba 4 por victoria, dos por empate y 1 por derrota. Si no se usan como primer desempate o se dejan en el olvido es usar poco las armas de las que disponemos o simplemente es que a nadie le intersa que esto sea así.

Es de suponer la multitud de opiniones que habrá sobre estos puntos, pero seguir comparándonos con otros deportes que no aguantan dicha comparación es perder el oremus y seguir sin encontrar nuestra propia identidad deportiva y nuestra real valía en los medios.

Fuera de nuestro círculo de ajedrecistas no veo a nadie capaz de aguantar 4 o 5 horas (o más) delante de un televisor o en una "platea" como dos jugadores piensan y piensan sin aportar nada más que movimientos sucesivos que para muchos de los que llevamos años ya nos resultan inteligibles, pues imaginar a alguien que no sabe ni mover las piezas, a pesar de que una vez acabada en tablas tuvieran que jugar una muerte súbita a rápidas. En cambio yo aún babeo cuando pienso en la final de la Copa Davis de este año o en la final de Wembley que jugaron Nadal y Federer en su día por poner otro ejemplo. ¿Será esa la gran diferencia entre disciplinas deportivas aunque no haya jugado al tenis en mi vida?.

Tal vez si sería mas "televisivo" un torneo de partidas relámpago porque aunque la gente no lo entienda; el dinamismo, la velocidad, la tensión, ..., y lo que ofrece una partida de esas características, probablemente no lo ofrece una partida clásica, y seguramente ni una activa. Pero si esa es nuestra vía de escape en los medios es que tal vez tenemos un muro muy alto frente a nuestro deporte o tal vez tenemos una disciplina tan rica en diversidad que no sabemos aprovechar. Pero no me mezclen tenis ni golf ni nada por el estilo que se gane mucha "pasta" (solo los mejores o los casi mejores), como excusa oculta para quejarse de lo poco que se gana en ajedrez porque creo que no admiten parangón. Es vivir en otra realidad a pesar de que ya sería bueno que eso pudiera pasar. Estoy seguro que a muchos organizadores les gustaría dar más condiciones, mejores premios y más oportunidades de premios; pero muchas veces los presupuestos deben ser hasta deficitarios en la organización por no decir casi siempre porque por desgracia no somos el tenis ni lo seremos.

5 comentarios:

Catulo dijo...

El ajedrez es para minorías, como el modelismo ferroviario, el coleccionismo de mariposas o la colombofilia. La gente lo ve como lo que es: un juego de mesa, como el parchís o el juego de la oca.
Que luego unos cuantos sabemos que es más rico en posibilidades y en historia? Sí pero eso siempre exigirá más esfuerzo que ver un partido de fútbol. El futbol triunfa porque verlo desde casa en la tele es cómodo, fácil y divertido. El ajedrez no es fácil, se asemeja más bien al arte abstracto que, para el neófito, resulta un galimatías incomprensible.
Algunos han querido ver en el ajedrez un deporte porque se lo toman muy en serio, como si fuera medicina o astronomía, y unos pocos han ido más allá e incluso intentan ganarse la vida. Pero son la punta de un iceberg muy pequeño. Pensar es minoritario. Pensemos en los sudokus. Todo el mundo ha probado alguno pero quién se liaría a competir en sudokus y a seguir sudokus en directo. Cuatro friquis.

Monpablo dijo...

No estoy de acuerdo para nada contigo Catulo, y te diré porqué:

1.- Comparar al ajedrez con la oca, el parchis o cualquier juego de mesa me parece fuera de lugar. El ajedrez requiere conocmientos, concentración y un gran esfuerzo psíquico, el resto tan solo depende de un dado o de la suerte. El ajedrez tiende matemáticamente al infinito en sus movimientos, mientras que ni siquiera las damas lo consiguen ya que son de movimientos finitos.

2.- Porqué es un deporte?, sencillo, como bien debieras saber, para competir al más alto nivel requiere una forma física excelente, es decir, entrenamiento continuado si queires conseguir éxitos. Además usas un músculo como es el cerebro. Que sí, que jugamos sentados y en una mesa, pero eso es lo más parecido aun juego de mesa, pero jugar de pie sería malo para la espalda, jejeje. La mesa es nuestro campo de futbol, de tenis o de basket; el tablero las líenas que definen el campo donde movernos. Hasta en el poker acabas dependiendo de tu suerte por mucho farol que sepas marcarte.

3.- Compararlo con el modelismo ferroviario o la colección de cromos me parece disparatado, porque donde solo se requiere paciencia y si te cansas te vas al sofa o a ver la tele, en ajedrez compites porque hasta en una partida de cafe quieres ganar.

4.- Yo solo pretendía decir en el escrito que no creo que el ajedrez llegue mediaticamente a hacerle ni sombra a muchas otras disciplinas deportivas y el profesional ya debería saber eso y no esperar contratos millonaqrios o ganancias superlñativas. Un torneo de ajedrez no atare el dinero que otros deportes.

5.- Hasta hay quien dice que se crea arte en una partida de ajedrez. Estoy seguro que si recrearan en un lienzo los movimientos de una partida de ajedrez no tendria nada que envidiarle a un cuadro abstracto y/o cubista.

6.- Pero insisnuar que jugar a ajedrez es competencia de frikis me parece inadecuado. Friquis hay y habrá en todos los deportes o es que Mourinho no te parece un friqui en su comportamiento?. Además conoczco a muchos ajedrecistas que de friquis no creo que tengan nada.

Tanto social te ha hecho olvidar ese espíritu competitivo y especial que tiene jugar una buena partida de campeonato, jejeje.

Catulo dijo...

Hola Pablo, voy a discutir un poco contigo pero que sepas que te aprecio mucho.
1) El parchís y la oca tienen un elemento azaroso, como el póquer, pero hay maneras más eficientes de jugar que otras. Del mismo modo que es posible una partida de ajedrez infinita tb puede ser infinito el parchís si van comiéndos mutuamente las fichas o sacan tres seises seguidos. Supongo que dices que el árbol de variantes en ajedrez tiende a ensancharse pero luego tb tiende a reducirse hasta llegar al mate.
2) No niego la consideración socialmente aceptada del ajedrez como deporte -aunque la encuentre ridícula, me gusta más considerarlo "competición"-. El elemento físico es importante en cualquier actividad y eso no hace que sea un deporte. Los matemáticos rinden cuando son jóvenes, luego baja su creatividad. Eso está bastante contrastado. Hasta hay olimpiadas matemáticas y no las vemos como deporte.
3) Mi comparación con el modelismo ferroviario se debe a que ambas actividades son minoritarias, elemento que ambos compartimos. De todos modos, si miras los torneos que juegan nuestros consocios por poner un ejemplo, verás que mayormente nos lo tomamos como hobby, competición sin grandes entrenamientos. Yo siempre lo he visto más como prepararse para un examen.
4) Toda la razón del mundo tienes. El ajedrez es y probablemente será siempre minoritario. La responsabilidad debe recaer mayormente en quienes pretenden vivir de esto (jugadores, managers, periodistas, federativos...) y no en aficionados.
5) Lo del lienzo ya se hizo. Hay un cuadro que reproduce la partida de Fischer Byrne de las entregas. El arte depende de la consideración estética que haga el observador. No me opongo al ajedrez como arte si alguien cree percibirlo o generarlo.
6) Ser friqui no es malo. Friqui significa estadísticamente anormal. Como el coleccionismo de dedales. Jugar a ajedrez no es malo, pero es anormal, estadísticamente infrecuente.

Monpablo dijo...

Las discusiones contigo siempre son instructivas y alimentan el alma, jejeje; pero no me convencerás en tus tesis comparativas.

Que somos una actividad minoritaria queda claro respecto a otras muchos, pero no creo que por eso deba bajarse al ajedrez a un estatus inferior como disciplina. Además si comparas las fichas federativas de ajedrez con otros deportes veras que tampoco estamos tan mal como crees. Si superamos al Hockey a los deportes de invierno por poner dos ejemplos y a otros muchos. Como dijo alguien: "Cojones¡¡¡, que no estamos tan mal".

No hablo de variantes en sí, hablo de posibilidades de jugada, el número resultante al cálculo de probabilidades que se puede jugar desde las primeras 20 opciones que tiene el bando blanco en su primer movimiento y a las que puede contestar el bando negro a cada una de ellas y así sucesivamente da un número casi absurdo por lo elevado. Eso dignifica el ajedrez porque dice quan difícil es su práctica.

Ves, contigo cada día se aprende algo nuevo, no sabía lo del cuadro de la partida Fischer-Byrne. Yo que pensaba patentar la idea, snif¡¡

Yo no digo que sea malo ser friqui, a pesar de que el sinónimo que usas -"anormal"- ya sea poco atractivo, digo que no por participar en deportes minoritarios debes de serlo sí o sí.

Pero insisto, el escrito no iba por ahí, iba por otros derroteros.

PD: por cierto, te espero el sábado en el Fundació, que te debo una del año pasado, jejeje.

Catulo dijo...

jajaja es verdad, que ese día gané. Bueno pero en lentas no sé ni lo que es empatar contigo de tantas que me has ganado.
A ver si logro engañar a Ari y venimos...