26/9/08

Lo que el viento SI se llevó ...

Mañana volvemos a la batalla por la lucha de una nueva edición del social, de negativos recuerdos para mí la anterior . Que día aquel, que horror, pretendí desaparecer después de tan mala suerte. Cuando todo indicaba que tendría la posibilidad de volver a ganar el social ya que disfrutaba de medio punto de ventaja en la última ronda, la diosa fortuna quiso y deseo que todo se volviera negro.

No solamente por el error que se dió en el sorteo, ya que teóricamente me hubiera tocado jugar con un contrincante teóricamente menos fuerte del que me tocó finalmente (lo que me hubiera otorgado muchas más amplias posibilidades de ganar el torneo supuestamente); pero resultó que un error en la configuración del Swiss Perfect hizo primar unas condiciones por encima de las oficiales que debió hacer valer (ya nos extrañó a muchos, pero como el Swiss mostraba lo que mostraba, pues había que aceptarlo).

Pero además, de los tres desempates posibles, dos estaban asegurados a mi favor y el otro ya dependía de resultados de terceros. Vamos, que ni con una "maldición gitana", un "mal de ojo", una "magía negra" o un "vudú" (ahora que pienso, creo recordar que Luis llevaba algo que parecía un muñeco en el bolsillo ...) parecía que se me fuese a escapar el triunfo final. Nada más lejos de la realidad!!, se me escapó, sniff!!.

Sumado al error del sorteo, se dieron dos condiciones más: la primera que David entabló una partida que ni su contrincante aún sabe como consiguió ese medio punto (ni siquiera David aún debe saber como la entabló) y la segunda que el dichoso sorteo del desempate quisó darme la última estocada provocando que el desempate ganador fuera curiosamente el único del que no disfrutaba de ventaja.

Final: pues que quedé contra todo pronóstico subcampeón dadas las condiciones y ventajas que gozaba a falta de una ronda (medio punto de ventaja sobre mis perseguidores y dos de tres desempates asegurados a favor con el tercero aún por decidir).

La moraleja del caso es que esto mismo ya me ha pasado en una ocasión en el social actiu y en el social de rápidas. Vamos, que no debería extrañarme que esto me ocurriese, pero aún así el golpe fue duro, lo que me hizo precipitarme rápidamente a una desgana tal por el ajedrez que desistí ni siquiera de intentar luchar por el social actiu.

Ya ha pasado un año, mis fuerzas y mi moral se han renovado y el descalabro del año pasado está más que olvidado (que más quisiera yo, jajaja...). Pero al leer hoy un artículo en el blog de catulo, veo que alguien aún confía en mis posibilidades y eso me ha disparado mi autoestima hasta niveles impensables. Joan, no hay formula mágica para ganar el social, creo que en muchas ediciones ha primado a veces más la fortuna que cualquier otro factor, incluso el que gané yo vino gracias a esa dosis de fortuna, la misma fortuna que me sonrió entonces, me dió la espalda en esta última ocasión. Además fijate que implacable es el destino, que después de ganarte a ti aquel final inganable y ya no digamos de como gané a Manel, me quitó el caramelo de la boca cuando ya había quitado el envoltorio y chupado después (¡¡sí Mon!!, tu caramelo estaba chupado).

¡¡¡Mon!!!!, voy por tí, este año pierdes el tiempo jugando el social; y además tu lo sabes.

por Monpablo

5 comentarios:

Catulo dijo...

Felicidades por la web! Bueno, pues si no hay fórmula mágica, que haya suerte!

imperioso dijo...

Mon, sólo una precisión... Te confundes: en la última ronda del año pasado David no perdió sino que hizo tablas en una partida con calidad y tiempo de más. Partida que no se explica todavía como entabló, etc. etc. Para ser campeón tenía que haberla ganado porque, como dices, el desempate sorteado le era favorable... Así que hubo de conformarse con el tercer caramelo ;-)

Monpablo dijo...

Tienes toda la razón imperioso, el problema es que la edad castiga las neuronas y éstas ya no responden con las agudeza que deberían. Cierto es que David no perdió, que entabló aquella partida, lo que será corregido lo antes posible en el texto para no inducir a errores a otros lectores.

Anónimo dijo...

Que no se pierda el "hechizo" y a siguir creando "ventanas" de estas por doquier, esto demuestra que la afición continua y eso en consolidados como vosotros da afición.
Saludos
A. Hinarejos

jaquealbellaco dijo...

Sigue la fiebre por los blogs de ajedrez. ¿Quién más se anima?
Parece que la lucha por el mejor blog de ajedrez está reñida. Ánimo y suerte en el Social para todos.